skip to main content
caption: In this photo taken April 27, 2009, Latino workers till an asparagus field near Toppenish, Wash., on the Yakama Indian Reservation.
Enlarge Icon
In this photo taken April 27, 2009, Latino workers till an asparagus field near Toppenish, Wash., on the Yakama Indian Reservation.

Querían recaudar $100 mil dólares para ayudar a los inmigrantes indocumentados en el estado de Washington. Ya van por más de $ 3 millones

Un fondo creado para ayudar inmigrantes indocumentados está superando con creces los objetivos que se fijaron. Sin embargo la necesidad sigue siendo enorme.

Hay familias que lloran cuando se les informa que van a recibir dinero del Fondo de ayuda COVID-19 para personas indocumentadas, dijo Daniela Murguia, organizadora de Washington Dream Coalition.

"Nos dicen:" No puedo creer que ustedes me estén llamando. Cuando necesito ayuda nunca me devuelven la llamada. Este gobierno está dando un subsidio pero yo no califico para ello. Pensé que me iban a olvidar otra vez ".

Los inmigrantes indocumentados no califican para los beneficios como las demás personas, dijo el organizador de Washington Dream Coalition, Paúl Quiñones.

"Una persona que es indocumentada no puede cobrar el seguro de desempleo, no tiene derecho al cheque del estímulo. No tiene seguro de salud para obtener el tratamiento médico que necesitan y tampoco tiene acceso a la mayoría de los otros programas de ayuda que existen ".

Este fondo de ayuda otorga de $ 500 a $ 1,000 dólares por familia y ya casi completa las 3,000 familias, dijo Quiñones.

Sin embargo, la necesidad sigue siendo enorme. Hay más de 12,000 personas más que esperan ayuda.

Cada solicitud se estudia individualmente y un voluntario verifica por teléfono la identidad del solicitante.

Los destinatarios tienen problemas para costear comida, alquiler y facturas médicas.

"Uno de nuestros voluntarios habló con alguien que nos dijo que tenían que racionar la comida que comen sus hijos", dijo Quiñones. "No sabían cuándo tendrían más dinero para comprar qué comer".

Gracias a la donación del fondo esta familia pudo reabastecer su despensa y alimentar a su familia, dijo.

La recaudación de fondos es una ayuda mutua dirigida por la comunidad, y no se trata de simple caridad, dijo Murguia.

Por ejemplo, Murguia dijo que ella misma le ayuda a su madre, quien es una inmigrante indocumentada, ya que tuvo que cerrar su peluquería debido a las normas de distanciamiento social.

Ocho organizaciones, más el sitio web Scholarship Junkies, se han unido para organizar el fondo.

Murguia se sorprendió de la respuesta del público a la recaudación de fondos. Tenía una meta inicial de $ 100 mil dólares.

El fondo ha recaudado más de $ 3.3 millones de dólares entre pequeñas donaciones individuales y una anónima de unos de $ 1.5 millones.

"Tenemos aún una brecha de algo asi como $ 12 millones de dólares para poder ayudarle al resto de los solicitantes que nos han llegado", dijo Quiñones.

Esta semana, la recaudación de fondos para inmigrantes indocumentados recibió un impulso. Ahora forma parte de All in WA: un nuevo esfuerzo para igualar las donaciones con las causas afectadas por Covid-19.

Los multimillonarios tecnológicos del estado y otros filántropos están igualando las donaciones dólar por dólar. Esto incluye el anuncio de hasta los $ 25 millones de dólares que hizo el CEO de Amazon, Jeff Bezos.

Los grupos que crearon el fondo de ayuda para personas indocumentadas quieren reunirse también con el gobernador Jay Inslee para pedirle una colaboración al estado. Quieren un apoyo similar al que el gobierno estatal de California está dando en su estado a los inmigrantes sin papeles.